Clientela en el anonimato

Todas las empresas de hoy en día acuden a una empresa de marketing online para posicionarse en los buscadores de forma eficiente y segura, porque quien no está en Internet no existe, y es una filosofía tan extendida que se integrado en nuestra sociedad: cuando necesitamos algo, el primer lugar al que acudimos siempre es Internet y sus maravillosos buscadores, que siempre ofrecen soluciones a cualquier problema que presentemos.

El problema radica en que existen ciertos tipos de sectores en los cuales los clientes prefieren mantenerse en el anonimato, porque presenciarse en el punto de venta u oficina sería un gran paso en la relación y prefieren simplemente echar un vistazo a la empresa antes de dar dicho paso.

 

Esto suele ocurrir con firmas de abogados, cobradores del frac, empresas de investigación (detectives privados) y demás servicios a los que les cuesta ofertarse de forma convencional, por lo complejo de sus servicios.

Para este tipo de empresas es importante tanto publicitarse para conseguir clientes, como mantener el anonimato de los mismos, tanto por la comodidad de sus contratantes como por su propia comodidad; la razón de todo esto radica en que se trata de servicios en asuntos legales o que implican grandes cantidades de dinero y las personas (tanto físicas como jurídicas) que acuden a estas empresas pretenden solucionar un asunto sin la expresa necesidad de que este se conozca.

Aceptar una publicidad convencional relacionada con este tipo de servicios siempre deja al cliente expuesto a preguntas que normalmente no querría responder, por lo que por muy interesado que este en los servicios ofertados, ningún potencial cliente hará amago de informarse al respecto; para este tipo de empresas solo queda una simple salida, y es cuidar su posicionamiento SEO o contratar un posicionamiento SEM que le permita estar accesible a todos sus posibles clientes de una forma segura para los mismos.