fbpx

Guerra entre asistentes de voz

El esperado Samsung Galaxy 8 ha entrado con fuerza en el mercado de Reino Unido. Pero esta vez no llega solo. El asistente de voz inteligente del gigante coreano, Bixby, llega para quedarse. Este asistente llegó al país de origen de Samsung el mes de mayo, a Estados Unidos dos meses después, en julio y se prevé que llegará a China en los próximos meses.

Samsung tiene más presencia en el mercado de dispositivos móviles que cualquier otra empresa, ya que cuenta con un 23%. Por ese motivo es muy posible que Bixby llegue a tener la misma fama que otros asistentes con gran protagonismo hoy en día, como pueden ser Siri de Apple, Cortana de Microsoft, OK Google o Alexa de Amazon.

Obviamente este nuevo asistente de voz de Samsung puede sembrar una gran guerra entre las marcas. Tom Sepanski, especialista en identidad de Landor North America, afirma que marcas como Microsoft, Google, Apple, Amazon y Samsung deberán acelerar su publicidad para lograr crear conciencia y lealtad hacia la firma. Añade que las marcas deben recordar que la experiencia tiene que cumplir con las expectativas de los clientes. Y afirma que de lo contrario, todos los esfuerzos de comercialización serán contraproducentes.

Con la llegada de Bixby, la rivalidad en cuanto a asistentes de voz está creciendo de manera considerable. Según eMarketer, en Estados Unidos están en uso 45 millones de asistentes de voz y se prevé que se alcanzarán los 67 millones en 2019. Amazon Echo, posee más o menos el 70% del mercado de altavoces inteligentes.

La encargada de la estrategia digital e inversiones en Havas Media, Sargi Mann, opina que es muy importante destacar la utilidad de los asistentes en las campañas puede crear un vínculo emocional con el consumidor, proporcionando así una mayor lealtad a la marca.

En el estudio realizado por la empresa Edison Research, asegura que el 90% de los padres de familia que tiene un altavoz inteligente asegura que sus hijos también disfrutan de los dispositivos, mientras que un 57% afirma que compró el asistente para sus hijos.