Ya he encargado mi página web. ¿Y ahora qué?

Si estás leyendo este texto es que ya has conseguido salir del laberinto de contratar una página web.
Pues bien, ahora no se te vaya a ocurrir hacer como hemos hecho todos en alguna ocasión, es decir, pensar que ya no tienes que preocuparte de nada y que la empresa contratada se encargará de todo. Porque te adelanto que no va a ser así, y en caso de que así fuese, tampoco es una buena idea para una correcto resultado en la creación de tu página web.

Entiendo que si has leído nuestra anterior entrada del blog, habrás escogido una empresa que cuente con un equipo propio con diferentes expertos en todas las disciplinas necesarias para el correcto desarrollo de un proyecto web. Los experimentos con gaseosa, no con la imagen pública de tu empresa en Internet.

Supongo también que habrás designado a alguien cualificado dentro de tu empresa para que haga de interlocutor con los desarrolladores web.
Pues bien, ahora toca trabajar en equipo. El producto va a estar mucho mejor acabado si entre el encargado de tu empresa y la empresa de páginas web hay una estrecha colaboración y una buena comunicación.

Puesta en marcha de una página web

Hay unas fases que son vitales, sobre todo al principio, en la puesta en marcha del trabajo.

En primer lugar debería entrar en escena el consultor; esta figura deberá ser la que junto con vuestra colaboración designe cuál es el objetivo, cuál es vuestro target y cómo vais a comunicar vuestro mensaje, junto con una serie de cuestiones trascendentales que explicaremos más adelante en otra entrada del blog.

Tras el informe que redacte el consultor, deberá entrar en juego el equipo de diseño gráfico y el de contenidos para la página web. En este punto se definirá el diseño en función de la estructura indicada por el consultor en marketing online, procediendo entonces a la confección del contenido de la misma.

Vídeos y fotos. Paralelamente, deberías plantearte el ir generando contenido en vídeo y en contar con unas fotografías excelentes para tu sitio web.
El vídeo es importantísimo, los gurús del marketing online llevan años apuntando a que el futuro de Internet es el vídeo. Y las fotos, pues ni qué decir tiene. Unas buenas fotos son imprescindibles.

A su vez, el equipo de programación deberá empezar a confeccionar tu web “por dentro”, por lo que es el momento de estar muy atento a las funcionalidades que puedas necesitar. Cualquier cuestión sobre dichas funcionalidades que quieras variar puede afectar a todo el trabajo,. Por lo que independientemente de que una página web tenga vida, se puede y se debe modificar, ampliar, variar. Es importante que te pares a pensar junto con el equipo de programación en la confección inicial de la misma. También es importante que pienses en un futuro próximo. Ninguno tenemos una bola de cristal para saber qué nos va a hacer falta de aquí a un año. Pero si ya tienes una previsión, coméntala, puede que sea de gran utilidad a la hora de estructurar el trabajo de programación.

Un ejemplo sería que estés construyendo tu casa en el pueblo, y se te olvida decirle al constructor que en el futuro querrás instalar una chimenea en el salón; pues bien, imagínate una vez construida la finca, a ver cómo haces para crear una salida de humos hasta el tejado. En cambio, si le comentas tus intenciones futuras, el equipo de programación podrá dejar habilitada la salida de humos hasta el tejado, y cuando quieras poner la chimenea solo tendrás que escoger la más bonita e instalarla.

Es importante contar con tu colaboración para hacer tu página web

Como verás en todas estas partes de la creación de la página web hace falta vuestra colaboración, las empresas de diseño web no somos adivinos. No puedes ni debes delegar toda la responsabilidad en nosotros. Por supuesto que podemos ayudarte muchísimo con el contenido de tu página web, pero lo que no podemos hacer es asumir la responsabilidad de generar el contenido sobre un tema para el que no estamos formados. Independientemente de que “los informáticos y los de marketing” sabemos de todo, desde sintonizar los canales en el mando a distancia a configurar el Whatsapp en el móvil de la amama, no podemos conocer todos los sectores empresariales.

Un ejemplo simple es esta página de una clínica de reproducción asistida. Sin la estrecha colaboración de nuestros clientes de Reproducción Art, no hubiésemos podido realizar un trabajo tan fino, además de que seguramente hubiésemos metido la pata en la cosa más importante del mundo, como es que una pareja pueda concebir a su hijo.

Te preguntarás por qué estoy contándote estas obviedades, y te voy a responder: te lo estoy contando porque el 90% de las empresas, una vez que han encargado el trabajo, empiezan a procrastinar y a pensar que la empresa que han designado para hacer el trabajo se encargará de todo, y eso ni es posible ni es una buena idea.

Nuestra experiencia de 17 años haciendo páginas web, más las conversaciones con colegas de profesión de otras provincias y países, nos dicen que el no dar feedback a los diseñadores web por parte del cliente es un mal endémico del tejido empresarial.

Por lo que llegados a este punto, podemos definir claramente dos problemas claros a la hora de empezar, acabar y continuar el trabajo de la web y del posterior marketing online.

  • El primero sería la mala elección del proveedor.
  • El segundo es delegar todo el trabajo a la empresa seleccionada y no dar feedback ni información a esta de manera fluida.

Todo esto que parece de perogrullo y que piensas que jamás va a ocurrir en tu empresa, te va a pasar si no estás muy atento, te lo garantizo; si no te lo crees nos apostamos un almuerzo.

Es la cosa más habitual que una vez encargada la web, nuestra cabeza haga clic y pensamos: “¡Hala, esto ya está! ¡Vamos a seguir con nuestros quehaceres diarios!” Lamentablemente esto nos pasa a todos, hemos visto empresas que hasta un año después no prestan atención a sus contenidos, fotos y demás… y para cuando quieren retomarlo ya no se acuerdan de lo que habíamos hablado o la persona designada como interlocutor ya no está en la empresa o sus necesidades han cambiado.

De verdad, la imagen de tu empresa en Internet es algo muy importante, por favor, préstale la atención que se merece.

El ejemplo que suelo poner es un caso real que hemos tenido. Una empresa de corte de chapa por láser que ya nos ha encargado la web; lo primero que hicimos fue definir las prioridades y una de ellas era hacer fotos lo más bonitas posibles de sus instalaciones. Le ofrecimos mandarle a nuestra fotógrafa para tomar las fotos, pero nos dijo que aún no, que antes tenían que pintar el pabellón. Perfecto, nos parece una gran idea, le dijimos, y le preguntamos ¿cuándo lo pintas?. Y nos contestó que lo iba a hacer su cuñado que es pintor, y ¡de los buenos!, y que pasaría en los próximos días porque andaba liado. Pues bien, dos meses después el cuñado no había sacado tiempo para pintar el pabellón. Al final optamos por sacar unas buenas fotos tal como estaba sin pintar, editarlas para que quedasen chulas y ya las sustituiremos por las nuevas cuando estuviese pintado. Han pasado otros 10 meses y todavía el pintor no ha pasado. Hemos perdido 2 meses (y por poco perdemos 12) de tener una web colgada en Internet, no quiero ni pensar la de cientos de clientes de esta empresa que no hubiesen podido pasar por su nueva página si aún estuviésemos esperando al pintor.

Este es un caso real, y me sirve como ejemplo, pero puedo poner 500 ejemplos más.

Por lo que de verdad, cuando decidas hacer la web, designa a un interlocutor válido de tu empresa, libérale temporalmente de alguna gestión diaria para que pueda prestar atención a la empresa de desarrollo web, y oblígale a que bloquee tiempos en su agenda (Time Blocking) para poder implicarse en el desarrollo del proyecto.

Me encuentro con muchos casos de empresas que vienen a pedirnos consejo: es que encargamos la web a fulanito y ha pasado medio año y aún no la tenemos lista. En la mayoría de las ocasiones, es por una mala elección del proveedor, pero en otras ocasiones es porque no han hecho su parte del trabajo. Y nos toca a nosotros tener que sacarles los colores, cosa que debería haber hecho fulanito, que para algo ha cobrado por ello.

Así que si has llegado hasta el final de este texto, espero que cuando te pongas a pensar en tu página web, pienses de dónde vas a sacar el tiempo para poder comunicarte con los desarrolladores, para obtener el trabajo de calidad que tu empresa se merece.

Autor: Iñaki Gonzalo.